¿Quién está detrás de Saint Gio?

  • por
Fotografía de Saint Gio por Delacruz Pedregal (@delacruzpedregal)

«Te dije que Dios no sangraba así». Lapidaria y directa al corazón.

Esta enigmática frase es la única información que el artista nos brinda en su caja de descripción de Spotify y a simple vista, lo único que podemos averiguar de Saint Gio en Internet. Y es que este halo de misterio es, en definitiva, su carta de presentación.

Sabemos de él que es autodidacta y que hace música aunque no se considera músico, que vive en Málaga aunque no tiene procedencia y que si le preguntáis por su edad os dirá que es información clasificada, aunque si se siente generoso, como fue con Paréntesis, mencionará que oscila entre los 15 y los 50.

Casi como un Clark Kent polifacético, Jorge practica la fotografía y el vídeo bajo esta cara, pero cuando se trata de expresarse en la vertiente musical, se calza los zapatos de Saint Gio y sale a matar.

Su último tema «Oro Puro» es un auténtico grito de actualidad.

¿De dónde surge Saint Gio y cómo llega Jorge Acanto a crear este alter ego musical? Porque como artista no sólo has explorado esta vertiente sino que también tienes un portfolio audiovisual en materia de video y foto. 

Ya desde muy adolescente tuve la necesidad de expresarme a nivel artístico. Primero empecé con la fotografía, siempre he sido muy inquieto y he querido probar muchas cosas, y a raíz de esa creación me di cuenta de que había mucho que quería contar con lo que sólo me sentía cómodo a través del arte. Y yo creo que de todo esto surgió la necesidad de tener que crear un pseudónimo, como una forma de sacar algo que está dentro de mí pero no muestro en el día a día. Y precisamente del conflicto entre Gio, como artista, y Jorge, que al final conviven ambos en mi interior, surge todo lo que hago, tanto la música como la parte visual.

¿De todas estas facetas hay alguna disciplina que para ti prevalezca por encima de otra, alguna sin la que no puedas vivir? ¿O más bien aúnas todas ellas? 

Realmente no. Y de hecho mi intención musical con Saint Gio, aunque yo no me considere músico, es crear un universo que comparta muchas facetas. Por un lado está la parte musical pero no sólo acaba ahí… esa música va acompañada de una imagen, de un ambiente, de unas sensaciones y de un tipo de fotografía. Cuando salgan videoclips se verá más claramente, que muchas veces ese sonido está pensado ya desde una escena, un color o incluso un libro. Es al final la retroalimentación entre todas las disciplinas lo que me ayuda a seguir creando. La música se enriquece de lo visual, lo visual se enriquece de la música también… y me gusta verlo así, no pretendo hacer simplemente una canción ‘y ya está’.

Empiezas a finales de 2019 por primera vez haciéndote conocer como Saint Gio subiendo «Pre Gio» y «SUPERESTRELLA», ¿qué crees que has aprendido como artista en este último año o qué evolución te notas con respecto a tu último tema «Oro Puro»?

«Pre Gio» y «SUPERESTRELLA» tienen dos cosas distintas y es porque Pre Gio está producida por mi y SUPERESTRELLA por un productor. Y este año me he dado cuenta de que soy una persona a la que le gusta tener el control de todo lo que hace y encauzar ese sonido hacia donde yo quiero para transmitir algo en concreto, y a lo mejor no encuentro ese sonido en otra gente porque no me lo va a hacer de la misma forma. Al final a base de trabajo y de práctica, los masterings y las mezclas van sonando mejor, mi nivel produciendo ha subido bastante. Cada vez me siento más cómodo componiendo y de estar trabajando constantemente es inevitable la mejora. 

Hasta el momento, ¿de qué canción te sientes más orgulloso o a cuál le tienes especial cariño?

Pues confieso que «Hielo» y «Down Low» son las canciones que menos me gustan de todas las que he sacado. Pero porque creo que tienen otro ‘mood’, son las menos definitorias de Saint Gio. De hecho siempre las veo como una fase de experimentación, de cuando empecé a producir mis canciones y probé ‘a ver qué salía’. Al resto de canciones sí que les tengo cierto cariño porque al final cada una cuenta una cosa distinta y sí que guardo pequeños detalles de cada una en particular. Pero a lo mejor si tuviera que quedarme con alguna, creo que sería «Oro Puro», la última que salió en enero. Puede que sea también porque me pilló en una época muy complicada y de hecho hay partes de la letra que hablan de eso. En cierto modo lo necesitaba, fue un modo de sacarlo y decirme a mí mismo que podía seguir haciéndolo, aunque el resto de cosas se pararan.

¿Crees que tienes un estilo concreto o un camino a seguir con el que te sientes identificado musicalmente? ¿O estás abierto, por decirlo así, a dejarte llevar por el impulso creativo del momento?

Me dejo llevar por el impulso creativo totalmente. Mi consumo de música es muy amplio, no bebo de un género en concreto, me gusta nutrirme de muchas cosas, también referencias visuales, películas… y con todas esas influencias para mí sería imposible encasillarme o etiquetarme en algo concreto. 

Tampoco me gustaría que se hiciera por parte de otras personas, ponte que se me encasilla en el trap y la gente empieza a esperar eso de mí pero lo próximo que saco tiene que ver más con el pop, el R&B o el reggaeton. Sólo pretendo que toda la música que haga forme parte de su propio universo conceptual y estético, que esto sea en definitiva lo que engloba la etiqueta de Saint Gio y no un género concreto porque francamente nunca sé lo próximo que voy a hacer. 

Afortunadamente la gente que me sigue dice que todo lo que hago suena a mí, y me quedo con eso, me da mucha alegría porque significa que estoy consiguiendo lo que pretendo.

¿Qué referentes crees que han podido tener más influencia en tu sonido y con cuál te morirías por trabajar? 

Hay dos artistas que tuve la suerte de descubrir en sus inicios con sus primeros trabajos y a los que he ido siguiendo de cerca porque conecté enseguida. Uno es James Blake, al que os recomiendo encarecidamente escuchar porque sin ser tan conocido ha influido mucho en la escena actual hasta el punto de haber revolucionado el panorama musical popular en su forma de la utilización de los medios. Y muchos otros artistas de la talla de Rosalía, Kanye West o Travis Scott han alabado su trabajo, se ha convertido en una figura muy relevante. 

Por otro lado, The Weekend. Desde el primer momento sentí una conexión con él, tanto a nivel estético como de sonido y creo que en alguna de mis canciones se puede apreciar algo de su influencia. Admiro la forma en la que ha sabido llevar su carrera, reinventándose y evolucionando.

Pero bueno, teniendo en cuenta quiénes son James Blake y The Weekend que están en un nivel ‘muy arriba’, si bajamos un poco a la tierra, a España concretamente creo que me gustaría mucho colaborar con Sen Senra. Considero que es uno de los artistas más interesantes en los últimos años  y que al igual que James Blake ha traspasado su personalidad a la música y no sólo a la música, sino también a sus vídeos y su estética. Además es una persona que ha llegado adonde ha llegado haciendo ‘lo suyo’. Tiene un rollo muy peculiar y ojalá que pueda colaborar con él.

Cuando afrontas un nuevo proyecto, ¿por dónde empiezas a componer? Sonido, letra, concepto… Tú además que en redes sociales estás vendiendo cada single con una pinta deliciosa, imagino que eres muy meticuloso a la hora de concebir también las portadas y los videoclips. ¿Es algo que tienes claro desde primera hora?

Todo es una suma. Cualquier persona que se dedique al proceso creativo lo entenderá. Nunca es nada lineal. Vas hacia adelante, hacia atrás, o giras en círculos. A veces simplemente me pongo delante del ordenador con una nueva canción y entonces decido el rumbo. Otras veces sí que pretendo hacer una melodía a partir del concepto, a lo mejor viendo un trozo de una película o me pasa algo y trato de venir de ahí. A veces también a partir de una letra previa que ya tengo ya escrita. 

Por último, ¿qué proyectos tienes en mente y sobre todo adónde te gustaría llegar con la música?

Suelo tomarme muy pocas cosas como hobbie a nivel creativo. Realmente mi pretensión con la música es profesionalizarme más, dirigir mis videoclips. Agrandar esa imagen y darle una narrativa, que aún no se ha visto, pero tengo en mente todo esto. Y por otro lado, por mucho tiempo que pase voy a seguir luchando y sacando cosas adelante también por mi necesidad. Al final todos los artistas tenemos una vena exhibicionista en la que quieres que el público vea todo lo que haces y sobre todo que les llegue. Que si haces una canción triste la sientan y la sufran contigo y que si haces una canción de fiesta, la disfruten de verdad. Voy a intentar avanzar todo lo que pueda.

Instagram: @saint.gio Saint Gio (@saint.gio) • Fotos y videos de Instagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *