bus

Navidad sobre ruedas: el autobús mágico del Muelle Uno

¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No, es el autobús mágico de la Navidad que ha estacionado en el Muelle Uno en colaboración con la EMT (Empresa Malagueña de Transportes). ¿Y cómo distinguirlo de cualquier otro autobús? Puede que su estampado rojo a cuadros, sus cuernos de reno, y su nariz roja te den una pista, pero si aún tienes dudas fíjate bien en la matrícula: LAPONIA-M1, no tiene pérdida.

Dentro de esos 12 metros de vehículo se esconde la alegría, ilusión y sueños de la Navidad a modo de luces, envoltorios de colores y cartas a Santa Claus y Los Reyes Magos. Si quieres verlo con tus propios ojos, tienes hasta el 5 de enero para introducirte en ese pequeño mundo. El horario de visitas variará según las medidas que establezca la Junta de Andalucía.

Nada más llegar verás dos elfos, John y Espumi, que canturrean a voces diferentes nombres, por orden de lista virtual, para que las familias se vayan acercando a la puerta.

Y ahí es donde comienza todo.

Unas cuantas normas, a las que tras este 2020 tan diferente ya se han acostumbrado hasta en el Polo Norte: antes de entrar hay que tomar de temperatura (o de magia según dice Espumi) y echarse gel de manos. Una vez dentro se puede hacer de todo: bailar, cantar, jugar, fotos, videos… Todo menos dos cosas: tocar los asientos y quitarse la mascarilla.

El conductor luce un uniforme de brillante color rojo, larga barba blanca y una mascarilla que no oculta su gran sonrisa: sus ojos lo delatan, aunque cuesten verlos tras la mampara. Se hace llamar Cristof pero tiene mucho parecido con el popular gordinflas rojo de Papá Noel y con el Rey Mago Melchor.

“Si te has portado bien, se te pondrá la lengua azul”, dice con una piruleta añil que da a todos los peques y a los no tan peques al finalizar la visita.

¿Y ahí termina todo?

No. La EMT regalará 1.000 viajes a quienes se desplacen en autobús municipal hasta Muelle Uno para visitar el autobús mágico y 100 tarjetas de diez viajes cada una a aquellos que participen en los juegos virtuales que se muestran en las pantallas de todos sus vehículos.

No es un Iphone 12 ni la Play Station 5, pero pasar tiempo con los seres queridos tiene más batería, más diversión y no pasa de moda.