Comprometidas con EcoFriendly Málaga

Fotografía EcoFriendly Málaga

Ante la falta de acción de los adultos, los jóvenes han cogido el timón de la lucha climática para salvar el planeta. A lo largo de todo el globo terráqueo, exigen a los gobiernos medidas reales y eficaces a la vez que se embarcan en sus propias iniciativas para concienciar a la población.

Clara Rubio (19) y Rocío Alonso (20) son las dos jóvenes malagueñas detrás del perfil de Instagram @ecofriendly.malaga en el que comparten consejos para reducir al máximo el impacto ambiental en nuestra vida diaria.

Rocío Alonso y Clara Rubio, las dos jóvenes creadoras de la cuenta 
@ecofriendly.malaga

1. ¿Dónde y cuándo surge la idea de crear Ecofriendly?

R: un día estaba viendo publicaciones por Instagram y, de repente, vi un challenge que se estaba haciendo famoso en el mundo del medioambiente. El challenge se llamaba #EcofriendlyChallenge y consistía en ir a un lugar que tuviera bastante basura para recogerla, y hacer una foto del antes y del después. A mi me llamó mucho la atención, algo en el cuerpo me decía que yo también tenía que ayudar de un modo u otro, así que, por mi cuenta personal de Instagram publiqué una historia preguntando si había alguien que se animara a hacer el challenge conmigo. Me sorprendí porque me respondió muchísima gente, la mayoría diciéndome que querían venir a ayudar, y la otra mayoría, diciéndome que debería de haber más gente así. Viendo la repercusión que esto había causado en mi Instagram decidí hacer un grupo de WhatsApp y por ahí avisar del día que fuese para que vinieran. Como era de esperar, ese día nos presentamos cinco personas (tres amigas y una pareja) pero todos cargados de energía. Mientras recogíamos la basura se acercaron varias personas a lo largo de la mañana para decirnos que lo estábamos haciendo muy bien, que ellas vivían por la zona y nunca habían visto hacer algo parecido a nadie y que tenían esperanza en los jóvenes. Terminamos esa mañana agotados después de haber recogido kilos y kilos de basura, y como vimos que la gente que se acercaba preguntaba por nuestras redes sociales o de qué asociación éramos, decidimos entre las tres abrir una cuenta de Instagram y anunciar por ahí las siguientes recogidas de basura que organizáramos. Poco a poco se fue uniendo más gente, aunque con el tiempo quedamos solo nosotras dos (Clara y yo) manejando la cuenta de Instagram. Las recogidas tuvieron mucho éxito y la gente se vio muy involucrada, incluso fotógrafos se ofrecieron para fotografiar las quedadas de recogidas y todos los kilos de basura que sacábamos. ¡Esperamos que el coronavirus se vaya pronto y podamos volver a retomarlas!

C: Supongo que fue algo progresivo, nada planeado. Un día cualquiera se hizo viral la foto de un chico promoviendo un challenge en el cual te hacías una foto en un sitio y luego otra en el mismo con toda la basura recogida. Tuvo mucha repercusión y mucha gente dijo que ojalá se viralizaran más retos así. Supongo que fue entonces cuando Rocío tomó la iniciativa de subirlo a su cuenta de Instagram y proponer que se hiciera de verdad y que no se quedara en un simple “estaría bien que alguien lo hiciera”. Sorprendentemente, muchos de sus seguidores le contestaron, incluida yo, que hacía ya tiempo me estaba concienciando más por el medio ambiente y quería ayudar. Fue entonces cuando decidió crear un grupo para organizarnos y quedar. Como era de esperar, solo acudimos cinco personas, Rocío, nuestra amiga, mi hermana, su novio y yo. Recogimos kilos y kilos de basura mientras varias personas que pasaban por allí se acercaban y nos felicitaban y agradecían lo que estamos haciendo, lo cual nos hizo sentir bastante bien. Entre las tres pensamos que sería una buena idea hacer más quedadas ya que nos impresionó la cantidad de residuos que realmente había. Al querer llegar a más gente decidimos crear una cuenta de Instagram para avisar y subir las fotos. Sinceramente, no sé como una cosa llevó a la otra y en qué momento empezamos a compartir consejos para llevar una vida más sostenible, pero así fue como surgió, de una historia publicada en su cuenta personal acabamos las dos sumergidas por completo en esta cuenta y  yo personalmente agradezco que por un acto tan insignificante como subir una historia, haya surgido todo esto, no solo por todo lo que hemos hecho sino por lo que ha supuesto en nuestras propias vidas y en nuestro cambio de mentalidad.

2. ¿Ha supuesto de alguna manera un cambio en vuestra vida el haber comenzado con esta iniciativa?

R: Sí. Realmente el empezar con esta cuenta ha supuesto un antes y un después en mi vida en muchos sentidos.  Primero de todo, el darme cuenta del problema medioambiental del plástico y de la basura, el concienciarme y saber dónde va a parar toda la basura después de tirarla al contenedor. También ha cambiado mi dieta, ahora no como carne. Empecé a reutilizar todo y a comprar cosas ecológicas para dejar los productos de usar y tirar (como las cuchillas). En general, he ido haciendo pequeños cambios en mi vida y ahora tengo un estilo de vida completamente diferente al del año pasado. Otra de las cosas más importantes para mí es la cantidad de personas que hemos llegado a conocer en tan solo un año y medio desde que abrimos la cuenta. Emprendedores, personas que quieren hacer pequeños cambios en la vida, activistas… 

«En general un montón de gente que se encuentran en el mismo barco que nosotras y que nos ayudan a remar a contracorriente»

Gracias a estas personas también hemos aprendido muchas cosas nuevas, hemos conocido muchísimos productos nuevos tanto locales como internacionales y nos hace muy felices ver que compartimos los mismos valores que algunas empresas españolas que antes no conocíamos. 

C: Radicalmente. En el momento en el que empiezas a indagar en algunos asuntos ya no puedes ver las cosas de otro modo. Te das cuenta de la cantidad de plástico que hay en todas partes y que está afectando a tantas especies, descubres lo que supone comprar una camiseta de 3€ en la primera tienda que ves, tanto medioambientalmente como a nivel laboral para algunas personas o ves la cantidad de químicos que introduces en tu cuerpo diariamente y no eres consciente de lo que perjudica a tu salud.

En general, lo que realmente entiendes, es la poca información que tenemos sobre cualquier cosa y cómo aceptamos todo sin cuestionarnos absolutamente nada, ya sea por comodidad, ignorancia o costumbre. Personalmente, me ha hecho ser mucho más consciente de plenitud de cosas: me ha hecho querer informarme de las cosas que le doy a mi cuerpo, cuestionarme si lo que llevamos escuchando toda la vida es correcto o solo costumbre promovida por el capricho, etc.

Obviamente en otros ámbitos mi vida también ha cambiado. Me ha hecho aprender a trabajar en equipo y ser responsable y constante con ello aunque a veces cueste, no lo voy a negar, ya que aunque no seamos una cuenta inmensamente grande, nos lo tomamos como tal porque nos gusta hacer las cosas bien y a veces resulta complicado, incluso estresante saber compaginarlo con las demás cosas: estudios, familia, salud mental,…

Clara Rubio participando en una manifestación contra el cambio
climático

3. ¿Pensáis que la preocupación medioambiental ha sido algo que habéis vivido siempre en casa o en cambio ha sido algo a lo que habéis llegado a partir de experiencias externas?

R: En mi casa desde que surgieron los contenedores para reciclar los desechos, mi madre siempre ha sido la primera que quería reciclar y llevamos haciéndolo un montón de años. Siempre desde que era pequeña (y no tanto) se han escuchado en las noticias la preocupación del plástico en el mar y las vidas marinas que éste se estaba llevando, sin embargo, no le prestaba mucha atención ya que pensaba que había gente encargándose de ello. Pero llegó un momento en el que empecé a informarme por mi cuenta y realmente a concienciarme del verdadero problema que estamos sufriendo y del que la mayoría aparta la vista. Viendo videos de mares en los que nada más se veía basura, plástico y más plástico ,me pareció muy triste y me empecé a preguntar: ¿por qué nadie hace nada para remediarlo?, ¿por qué todo el mundo aparta la vista ante esto? Si nadie hace nada yo tengo que darlo todo por intentar hacer algo.

C: En mi caso ha sido algo curioso. Mi familia siempre ha sido muy consciente de la importancia de reciclar, tirar el aceite en un sitio adecuado, recoger la basura en los sitios públicos, etc. Cosas nada fuera de lo común y cosas que considero demasiado básicas para cualquiera hoy. Pero es curiosa la forma en la que empecé a concienciarme personalmente por ello. Cuando estaba apuntada a clases de inglés, uno de los temas principales era hablar del medio ambiente y todos sus problemas. Hacíamos muchísimos textos y audios sobre el tema y quieras o no empiezas a darte cuenta de muchas cosas. Parecerá una tontería pero todos esos datos que escuchaba y leía me hacían darme cuenta dela auténtica envergadura del problema, lo cual está bastante bien porque supongo que ese es el objetivo. A partir de ahí empecé a preocuparme por algunos detalles que antes no hacía, de hecho de pequeña no era nada nada consciente, reciclaba por costumbre y en ningún momento me planteé nada más.

4. ¿Estudiáis cosas relacionadas o encaminadas a la lucha climática?

R: No estudio una carrera, un grado o un curso en sí que se especialice en ello, pero para mí, estudiar sobre este tema es estar constantemente leyendo, informándome, compartiendo información, hablando con personas que saben del tema. Siempre quiero saber más sobre ello y me encanta conocer cosas nuevas que no sabía. Me gustaría seguir informándome durante muchos más años y aprender y seguir aprendiendo sobre todo lo que pueda acerca de este tema además de darlo a conocer a la gente en redes sociales.

C: No, yo estudio una ingeniería de telecomunicaciones aquí en la UMA. No tiene nada que ver con el medio ambiente pero cada día tengo más claro que me encantaría trabajar de lo mío de la manera más sostenible posible y buscar la máxima eficiencia posible en lo que haga. Al ser algo tan en auge como las tecnologías, considero más que importante centrarse en hacerlo de la manera más ecológica posible. Evidentemente es una meta muy alta y ambiciosa, pero llegue al punto que llegue me encantaría seguir concienciando al resto en este tema y por supuesto no dejarlo, así como me encantaría que la cuenta no dejara de crecer y poder llegar a más gente. Es un tema muy interesante para nosotras y del que no quiero dejar de aprender nunca, aunque sea por nuestra propia cuenta de manera autodidacta.

5. ¿Tenéis algún proyecto  futuro en mente?

R: Tengo claro que en un futuro me gustaría seguir dedicándome a esto, aportando toda la información que sé para que la puedan saber los demás. No tengo un proyecto futuro claro, pero tengo muchas ideas en mente como formar una empresa para aportar mi granito de arena, crear un blog, abrir un canal de YouTube, escribir un libro… hay tantos proyectos en mente y tantas formas de comunicar a las personas lo que realmente está sucediendo en el planeta…

C: Realmente no hay nada claro porque al fin y al cabo estamos empezando y nos queda mucho por aprender, pero desde luego nos encantaría seguir creciendo y hacer lo máximo posible por esto, ya sea de manera informativa en un blog, o canal de YouTube, a algo más ambicioso. De momento queremos ir creciendo poco a poco y volver a hacer recogidas de basura ya que es algo que realmente hace que la gente lo vea con sus propios ojos y que nos unamos y conozcamos mucho más, creo que es una experiencia bastante enriquecedora. 

6. ¿Pensáis que Málaga es una ciudad comprometida con el medio ambiente?

R: Dentro de lo que cabe sí, pero podría mejorar. España no es un país sostenible en general. Según los datos de WWF, España es el segundo país que más plásticos vierte en el Mar Mediterráneo, vertiendo al día unas 126 toneladas de plástico. Esos datos son debidos al excesivo uso del plástico de nuestro país pues entre otras muchas cosas, España es el país europeo que más pajitas de plástico desechables consume.

Si comparamos la sostenibilidad de España con algún país europeo como Noruega, el nuestro se queda muy atrás. Por ejemplo, allí la mayoría de la población no consume carne o gestionan los residuos de manera increíble. Ellos tienen unos contenedores de basura para reciclar, cada uno se abre con una tarjeta que tiene cada vecino y residente del país. Así, cada vez que vayan a echar la basura se contarán los kilos que eche cada uno. A final de año, se hace un recuento de kilos pues tienen un máximo expuesto del que si te pasas de kilos producidos en basura tendrás que pagar una multa, sin embargo, si has producido menos basura te darán una compensación económica en relación con los kilos que te han faltado. El tema de la luz y el agua es muy parecido, tienen un número determinado del que no te puedes exceder, ni de agua ni de luz consumida al mes. Si te excedes tendrás que pagar una multa, y sino, el Estado te aportará en dinero lo que te haya faltado en cada factura del mes. Estas pequeñas motivaciones que el Gobierno impone a los ciudadanos de algunas partes de Noruega consiguen que realmente se contamine menos.

C: Dentro de lo que cabe, sí. Cada vez hay más iniciativas que apoyan el movimiento por parte de los ciudadanos y el ayuntamiento y eso está bastante bien si lo comparamos con otros años. Obviamente se podría hacer mil veces mejor, como ha dicho Rocío, estamos a años luz de otros países y no debería ser así, pero dentro de lo que cabe se están haciendo cada vez más cosas para llevar a cabo un cambio progresivo y eso es lo importante. También hay que tener en cuenta el dinero que supondría tanto cambio y es comprensible ya que no es un país con el nivel adquisitivo de Noruega. Por lo que sí, ha de hacerse muchísimo más y queda un largo camino, pero en comparación con otros lugares, otros tiempos y teniendo en cuenta los recursos, se está haciendo lo que creen posible.

7. ¿Qué otras iniciativas pensáis que son necesarias a nivel local?

R: La más importante es la de concienciar a las personas. Muchos no saben el problema existente, no saben lo que consumen, no saben lo que sus productos pueden producir tanto a su salud como al planeta. En general, hay mucha desinformación y creo que lo más importante es concienciar y reeducar mentes, todo lo demás surge solo. 

Pero también pienso que es necesario que el Ayuntamiento de Málaga, que a fin de cuentas es el que más poder tiene entre nosotros, hiciera algunos cambios en la ciudad. Por ejemplo, que las papeleras de la calle y de las farolas las pongan con varios compartimentos para que la gente pudiera reciclar. Que las bombillas de las farolas las cambien por luces led, de bajo consumo, o que funcionen por paneles solares (aunque creo que este cambio está ya conseguido en gran parte de la ciudad). Deberían circular los coches que tengan la pegatina ambiental a partir de la B. Por supuesto los supermercados también tienen un papel muy importante en los cambios. Deberían eliminar el plástico de un solo uso de sus productos y cambiarlo por una alternativa más sostenible o usar 100% plástico reciclado…También pienso que es muy importante informar al consumidor de lo que va a comprar, por ello debería de haber alguna ley en contra de la utilización de ingredientes que puedan contener microplásticos, derivados del petróleo en cremas, champús… o que al menos pongan una pegatina o certificado para que los clientes lo puedan identificar y saber lo que compran.

C: Es muy importante que la gente sea consciente de que nos enfrentamos a un problema real por el cual todos debemos luchar, sin importar la edad. Por parte de el Ayuntamiento/gestión administrativa de Málaga se necesitan muchas más iniciativas: bombardeo de información, de manera pacífica y eficaz, prohibición de uso de algunos materiales como son los plásticos de un solo uso, en definitiva, un compromiso real con la causa.

Sería muy bueno que todo el mundo participase ya que es un cambio de todos: charlas en los colegios, concienciación en el ámbito laboral, organización de eventos y talleres para llegar a más gente y hacerlo de una forma más amena y divertida. No hay que verlo solo como un  problema y toda la parte negativa, se puede afrontar de muchas maneras y lo importante es que cada persona, local, o familia aporte su granito de arena por mínimo que sea, y de la manera que a cada uno le sea más conveniente.

8. ¿Creéis que las nuevas generaciones tienen un compromiso real con la lucha climática?

R: Es cierto que las nuevas generaciones se están empezando a preocupar algo más que antes sobre el cambio climático. Está empezando a haber gente que mira más allá de sus costumbres, por eso están surgiendo tantas personas veganas o vegetarianas cuando antes en nuestro país apenas se daban. Personas que miran y se informan sobre el origen de los productos y el final de vida de estos, lo que repercute en la salud de su cuerpo. La gente, sobre todo hoy día se está empezando a preocupar más por su salud y eso va de la mano con el cuidado del medio ambiente. Sin embargo, aún queda un camino muy largo para llegar a concienciar a tanta gente diferente con sus costumbres y creencias.

C: Desde hace un tiempo se ve mucho más en las redes a jóvenes concienciados, tienen en su mano mucha más información y más ganas de cambiar las cosas. Es evidente que no puede compararse a unos años. Han surgido un montón de activistas jóvenes dispuestos a cambiar el mundo, así como gente corriente dispuesta a hacer un cambio en su vida y creo que es algo genial, ya que no debemos esperar que el cambio se haga solo, sino que, nosotros debemos ser el cambio. Vienen generaciones con mucha voz que no se van a quedar de brazos cruzados ni van a dejar que otros se carguen su propia casa ni la de las generaciones venideras.

Aún así me preocupa que muchos solo lo hagan por moda o solo difundan y se apenen sin realmente realizar un verdadero cambio. Lo malo es que hemos nacido con un montón de comodidades y caprichos de los que es difícil desprenderse. Por ejemplo, hay mucha más gente que prefiere comprarse ocho prendas de ropa por 3€ (de una empresa contaminante y sin comercio justo), a una prenda más cara, local y que te va a durar mucho más; o por supuesto es mucho más fácil comprar un montón de platos, vasos y cubertería de plástico para una fiesta y meterlo todo en la basura sin tener más dolores de cabeza. Y quién no prefiere tener ochenta cosas en lugar de aprender a saber vivir con mucho menos. Son un montón de costumbres con las que hemos crecido y se nos ha educado. Está tan normalizado, que invertir un poco más de tiempo o dinero en hacer las cosas diferentes suena a locura. Es una mentalidad muy caprichosa de la que tenemos que desprendernos si queremos ver un verdadero cambio, no debemos anteponer nuestras preferencias a la “salud” del planeta pues es el lugar en el que vivimos y debemos cuidarlo como cuidamos nuestra propia casa porque al final nos da todo lo que necesitamos para vivir y parece que no somos conscientes de que como lo cuidemos nos cuidará él.

9. ¿Por qué pensáis que el resto de las generaciones son más reacias?

R: Yo personalmente pienso que al llevar tantos años con ciertas costumbres es algo más difícil a la hora de cambiar. Por otro lado, nosotros, los jóvenes, hemos nacido en constante cambio, nuestra vida no está asentada y por lo tanto los cambios no nos pueden llevar tanto trabajo como a alguna persona de mayor edad.

C: A menudo nos han dicho cosas como : “menos mal que los jóvenes estáis haciendo cosas así, es lo que tenéis que hacer”, “ojalá más jóvenes como vosotrxs”, “eso es algo vuestro, nosotrxs ya somos muy mayores”. Lo cual me resulta bastante chocante ya que, en mi opinión, es un cambio que todos sin excepción deberíamos hacer. El planeta es algo de todos y cuidarlo para las generaciones posteriores debería ser una obligación.

El problema está en que muchos no se ven parte ni del problema ni de la solución. No admiten que su generación ha sido bastante contribuyente a la aceleración del problema aún conociendo los datos, ya que todos estos datos de la emergencia climática se conocen hace demasiado, lo que pasa que ahora a alguien le está importando, mientras que, en años anteriores, se ha preferido mirar hacia otro lado, ya sea por beneficio propio en un negocio, por desinformación o cualquier otra cosa. Al igual que mucha gente piensa que al ser muy mayores no pueden hacer ya nada, o que es cosa de otros. Es cierto que la mayoría ha ido adaptando unas comodidades y unas costumbres de las que es muy difícil huir, pero no creo que deba ser excusa. Si realmente se quiere ayudar, se puede, por mínimo que hagas. Veo un error pensar que es cosa de los jóvenes y ya está solo porque son los que más van a sufrir el problema. Es necesario que cada uno se responsabilice de sus actos y haga lo necesario por muy inculcado que tenga algunas costumbres.

10. ¿Formáis parte de iniciativas como Fridays for Future?

R: No formamos parte de esa iniciativa. Nosotras las apoyamos y ayudamos en la medida de lo posible: yendo a las manifestaciones que proponen, realizando alguna que otra actividad…

C: No directamente, pero sí apoyamos el movimiento y creemos que es una gran iniciativa. A menudo vamos (o íbamos cuando era posible) a las manifestaciones y eventos organizados por fridays for Málaga. Creo que tienen un compromiso real con el problema y nos encantaría seguir formando parte de ello y sobretodo promoverlo en nuestra cuenta todo lo que podamos y esté en nuestras manos.

11. ¿Creéis que más jóvenes deberían ser activos y participar en acciones como las huelgas por el clima que han sucedido este año en nuestro país?

R: Sí, Cuanta más gente se una a la lucha contra el cambio climático, más presión sentirá el gobierno y antes pondrán en marcha planes más sostenibles. También es importante dar a conocer lo que está sucediendo en nuestro planeta porque puede llegar un momento de no retorno.

C: Por supuesto. Como he dicho anteriormente, las nuevas generaciones vienen dispuestas a ser escuchadas y es necesario que todas las generaciones venideras sean conscientes del problema y adopten un nuevo estilo de vida y pensamiento lo antes posible para que sea efectivo. Hemos crecido con las redes sociales y sabemos el poder de llegar a mucha gente y cómo se necesitan, a veces, personas a las que seguir y que informen de manera adecuada. Cuanto más se normalice mejor y más haremos. Pero no solo está en los jóvenes, como he mencionado antes, está en las manos de todo el mundo y cada uno puede aportar algo de una manera diferente y eficaz.

12. ¿Qué pensáis que perfiles como el vuestro aportan a la red social?

R: Nuestro perfil es uno de los pocos que puede influir a los seguidores y a las personas que nos lean de forma positiva. Nuestra cuenta es algo diferente de los perfiles que se han visto hasta ahora. Siempre intentamos decir y publicar todos los productos e información de forma clara para que la gente sea consciente de realmente lo que utiliza en su día a día. Recibimos bastantes mensajes de personas diciéndonos que han aprendido muchas cosas a través de la información que nosotras hemos aportado, o que han cambiado tal cosa gracias a nosotras, que han comprado este producto para dejar de utilizar muchos otros, hasta incrementamos las ventas de alguna que otra empresa local gracias a nuestra influencia. Siempre que le explicamos a alguien el trabajo que hacemos, tanto de recogidas de basura como de informar a la gente para concienciar, recibimos mensajes encantadores diciéndonos que nunca lo dejemos y que sigamos adelante, que igual que estamos haciendo ahora puede seguir leyendo nuestro Instagram más gente y así concienciar a un número más alto de personas. Cada vez que nos dicen cosas así se nos llena el alma y vemos que estamos en el camino correcto.

C: Nuestra cuenta no es algo que se vea todos los días y a lo que Instagram está acostumbrado. Y es por eso por lo que considero importante la existencia de cuentas como esta. Intentamos informar y dar consejos, pero de manera moderna, fresca e interactiva. Creo que es algo que nos puede diferenciar. Como jóvenes sabemos lo que nos gusta y cómo llegar a más gente y sabemos la importancia de hacerlo todo muy visual y fácil para el lector de manera que no sea pesado y sea algo ameno para todas las edades. El problema de muchas cuentas que cuentan con esta temática es que se han quedado atrás en algunos aspectos. Muchas personas, jóvenes sobretodo, que no están muy metidos en este mundo, ven cuentas más anticuadas o con mucho texto y de manera más “sosa” y pasan. Como joven veo la importancia de que un perfil aporte algo diferente, que llame y sea estéticamente llamativo. Creo que el truco está en proponer y no imponer; en informar de manera adecuada y simple para que cada uno decida sus propias acciones sin sentirse mal por lo contrario. Además, hay que resaltar la importancia de ser temas entretenidos y que realmente llamen la atención. En mi opinión, así es como se llega a más gente y por eso es importante que haya cuantas como la nuestra en la que el seguidor pueda ser una persona normal y corriente sin necesidad de ser alguien muy instruido en el mundo. Es importante ofrecer pequeños cambios que no cueste mucho hacer o hacer ver la eficacia de ellos para que resulte fácil empezar por alguna parte sin necesidad de ser perfectos. 

«Es mejor que haya más gente que lo haga de manera imperfecta a que haya pocos que lo hagan todo perfecto, ahí está la clave, en mi opinión, del verdadero cambio.»

13. Posteáis prácticamente a diario, ¿cómo hacéis para gestionarlo? ¿Organizáis los temas con anterioridad o vais improvisando?

R: La mayoría de las veces lo intentamos mantener organizado, aunque no siempre sale bien. Todos los martes subimos una nueva publicación, y luego, entre semana o el fin de semana intentamos subir historias con algo de información curiosa e interesante, explicando temas algo complicados, a veces, de la forma más sencilla para que al público le llame la atención y se queden a leerlo. Otras veces, hay temas que se van enlazando entre ellos, y terminamos buscando información e improvisando porque la gente nos ha preguntado mucho o porque vemos bien hablar de un tema en concreto en ese momento que hemos mencionado algo parecido. Eso sí, siempre, aunque sea improvisado, intentamos recoger la información de la mejor manera posible y de las fuentes más fiables, contrastando con varias de ellas para dar la información correcta.

C: Cuando empezamos la cuenta era totalmente improvisada, lo que fuese surgiendo, siendo a veces un poco caótico ya que al principio no era más que un hobbie. Con el tiempo se ha hecho algo mucho más personal y profesional para nosotras y cada vez hemos ido siendo más organizadas. Los temas de los que hablamos suelen venir de manera aleatoria, a veces un seguidor nos pregunta sobre algo en concreto e investigamos, otras porque nos ha aparecido un post sobre algo y hemos querido indagar, otras nos planteamos cómo podríamos hacer x cosa de una manera más sostenible, etc. A la hora de subirlo sí solemos ser medianamente organizadas, subimos publicaciones los martes y solemos tener las historias siempre ocupadas aunque sea solo compartiendo un post de otra cuenta.

Creo que, al no dedicarnos solo a esto, es decir, al tener estudios y otras cosas a parte, no podemos planificarlo todo 100%. A veces una de las dos no tiene tiempo y se encarga la otra o si sabemos que vamos a estar ocupadas dejamos cosas hechas con anterioridad, a veces podemos estar las dos muy activas … Solemos tener publicaciones o cosas reservadas por si nos surge algo, pero al final tenemos muchas más cosas que hacer a lo largo del día y es esa la manera en la que nos organizamos y en mi opinión lo hacemos bastante bien pese a las diferentes adversidades que puedan surgir. Además, también depende de otros factores, a lo mejor tenemos planeado una publicación para un día y lo cambiamos porque consideramos más importante subir otra en ese momento o porque algún seguidor nos ha preguntado directamente sobre algo. Depende de muchas cosas, pero hemos aprendido a entendernos y a organizarnos entre nosotras, y cada vez mejor, y eso es lo importante.

14. ¿Creéis que hoy en día es posible llevar un estilo de vida cien por cien ecológico dentro del ritmo vital tan frenético que llevamos?

R: Desde mi punto de vista lo veo imposible. Además, han salido estudios recientes que informan que llevando este ritmo de la sociedad en los países desarrollados es prácticamente imposible llevar un estilo de vida con cero impacto ambiental. Se puede mejorar y reducir la huella de carbono hasta niveles mínimos, pero siempre va a quedar algo que mejorar. No obstante, con el mínimo esfuerzo de todos podremos hacer cambios increíbles en el planeta. Hay una frase que me gusta mucho, dice: “es mejor muchas personas haciendo cosas imperfectas, que pocas siendo perfectas”. Si todos ponemos nuestro granito de arena, el cambio se notará mucho más que si solo somos unos pocos haciendo vida zero waste. Haz el cambio, por pequeño e insignificante que te parezca.

C: No, para nada. La sociedad ha adoptado un estilo de vida del cual es muy difícil huir. Está tan instaurado que ni aunque quisieras podrías llevar una vida completamente zero waste. Cualquier cosa que vayas a comprar o que vayas a hacer va a suponer una mínima contaminación. Pero esto no ha de ser un problema necesariamente. Aunque es cierto que no se puede hacer 100%, se puede llevar a cabo de manera muy exitosa y eficaz. En mi opinión lo perfecto es lo contrario de lo bueno, y querer hacerlo 100% nos aleja de hacer las cosas realmente bien ya que es una meta imposible. Como ha dicho mi compañera, es mejor que todos hagamos un pequeñísimo esfuerzo a que tres lo hagan genial. Por poner un ejemplo tonto, mucha gente suele pensar cosas como “por una pajita que yo no use no se va a salvar el mundo”, puede que no, pero quizás millones pajitas de todo el mundo hagan una tremenda diferencia. También es importante no juzgar a alguien que no está dispuesto a realizar todos y cada uno de los cambios, cada uno ha de adoptar los cambios que mejor crea para sí mismo (de manera realista y no por capricho, por supuesto).

15. ¿Es eficaz que tomemos medidas individuales mientras los gobiernos siguen sin tomar decisiones sobre el impacto de las grandes empresas sobre el medioambiente y sobre el calentamiento global?

R: ¡Sí! Como he dicho antes, es muy importante que individualmente hagamos pequeños cambios en nuestra vida diaria. Pequeños cambios entre todos pueden significar grandes cambios para el planeta. Es muy importante que cada uno tome medidas individuales ya que las empresas se pueden dar cuenta de los pequeños cambios que hacen las personas. Las empresas se guían por lo que pide y compra el consumidor. Por ejemplo, si el consumidor compra desodorantes convencionales todos los días y esa empresa ve que al día han vendido unos 100 desodorantes, seguirán pidiéndolos a los proveedores y seguirán vendiéndolos. Pero si de esas 100 personas, 70 se dan cuenta de que el desodorante que están comprando realmente no es tan bueno para la salud como ellos pensaban y empiezan a comprar otro tipo de desodorantes más naturales, la empresa que está perdiendo esos compradores se pondrá las pilas para fabricar más desodorantes naturales y así poder seguir vendiendo. Cuanta más demanda, más oferta.

C: Por supuesto. Al final las empresas se rigen por la ley de la oferta y la demanda. Si la gente deja de comprar o hacer ciertas cosas, no les queda más remedio que reinventarse. Si cada uno de nosotros luchamos por lo que estamos defendiendo no les queda otra opción que escuchar por su propio bien. Y cuanta más gente luche y haga ruido, más empresas serán capaces de escuchar o más gente de esas mismas empresas, querrán cambiar las cosas desde dentro. Además, es un cambio de todos, es cuestión de mentalidad y de reaprender a hacer muchas cosas de mejor manera. Respecto al gobierno pasa igual. La gente defenderá y votará al que sepa escuchar y realizar un verdadero cambio. Por lo que sí, evidentemente es muy importante y de hecho creo que es el gran punto de partida ya que hay empresas que solo cambian si se les impone el cambio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *