Cara a Cara. La creación de una identidad

Los cara a cara son momentos que pueden ser planeados o espontáneos, deseados o evitados a conciencia, necesarios o inoportunos, el origen de una solución o la causa de un problema. Cada uno de ellos es diferente pero todos tienen algo en común: nunca dejan indiferente y muchos forman parte de nuestra identidad.

Partiendo de esa base, ¿cómo influyen estos momentos en un artista y en su obra? Esta pregunta es la que plantea Cara a cara. Picasso y los maestros antiguos, una exposición que está disponible en el Museo Picasso Málaga hasta el día 26 de junio.

La obra del malagueño supuso toda una revolución durante el siglo XX, la cual se ve influenciada por su interés en artistas pasados y por ser un estudioso de éstos (debido a ser instruido por su padre, también pintor). La exposición ofrece a sus visitantes la oportunidad de comparar y comprobar de primera mano cómo la cultura española se manifiesta en la obra de Pablo Picasso.

Haciendo un recorrido por la exposición se muestran las conexiones con la pintura de Giovanni Battista Caricciolo, Francisco Pacheco o Francisco Zurbarán se ve de manera clara como Picasso toma  se apoya estos artistas, no para emularlos, sino para transformar la tradición en innovación.

Uno de ejemplo es de El Greco, que fue uno de los artistas con más peso en su influencia, al ser considerado uno de  los maestros españoles y como no podía ser de otra manera, fue una persona que hizo mella en las obras del malagueño (tanto es así que se considera una de las fuentes de las que nace el cubismo). Resulta especialmente llamativa la comparación de Retrato de Jorge Manuel Theotocópuli de El Greco y Busto de hombre o Cabeza de mosquetero porque parece la base sobre la que el malagueño incorporaba la exageración a los rostros humanos.

Este afán por “trastocar” el pasado queda patente a lo largo de la exposición, a la vez que se muestran las diferentes etapas por las que pasa el artista, así como su evolución. En ellas se puede apreciar la relevancia del retrato, reflexiones sobre la mortalidad, papel del realismo ilusionista  y también, como no podía ser de otra manera, muestras de lo que fue el particular sentido del humor de Picasso.

Además de esta exposición, Cara a Cara incluye diferentes actividades en un espacio educativo llamado Contigo. Entre ellas, está la creación de una cartografía colectiva en el que los visitantes pueden participar. La idea es que se contrapongan conceptos enfrentados como verdad-mentira o serio-divertido en forma de diagramas, que muestren lo que es el arte.

Imagen extraída de “Watch Picasso Make a Masterpiece”

Del mismo modo se puede disfrutar de un relato visual de técnicas presentes en la exposición como el collage o el trampantojo, de conferencias (tanto online como presenciales) que tratarán sobre la relación de Picasso.

Cabe mencionar que todo esto no sería posible sin la colaboración del Museo de Bellas Artes de Sevilla, donde se encuentran muchas obras de artistas españoles y de otros países europeos. Del mismo modo, es posible encontrar nueve obras de Picasso que pertenecen a la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso.