Ana Elei: “La canción surge en un punto bastante duro y difícil a nivel personal”

  • por

Con un videoclip que no deja indiferente a nadie, la polifacética artista malagueña Ana Elei nos presenta su segundo tema “Carne pa’ un león”. Esta estudiante de último curso de Interpretación Musical en la Escuela Superior de Arte Dramático de Málaga ya ha sobrepasado las 20.000 reproducciones tanto en Spotify como en YouTube con una canción que, afirma, le sirvió de “sanación” después de una mala racha y en la que nos habla en primera persona de asuntos como las inseguridades y la baja autoestima, causadas en muchos casos por los estereotipos y las críticas de la sociedad.

¿De dónde surge la idea de tu nombre artístico “Anaelei”?

Pues porque tengo un nombre muy básico y tuve que ser creativa – ríe – así que como la inicial de mi primer apellido es la L y la del segundo la I, se leería como ‘ele-i’, y esto fue derivando a “Elei”. Lo combiné con mi nombre y surgió “Anaelei”, aunque también lo uso a veces separado como “Ana Elei”. Me es indiferente.

¿Cuándo supiste por primera vez que querías hacer tu propia música?

Creo que desde siempre, lo que pasa que al no tener conocimientos de música pues me decanté por la poesía y estuve muchos años participando en micros abiertos y leyendo mis cositas. Hasta que un día decidí ponerme en contacto con ANADIE, mi productora, para empezar ya a grabar todas esas cosas que yo tenía en mi libreta, a las que ella ha dado forma, y también para meter la música, que era lo que a mí me faltaba.

Actualmente estudias la carrera de “Interpretación Musical” en la Escuela Superior de Arte Dramático de Málaga (ESAD) pero, ¿siempre has tenido claro que querías dedicarte al mundo del arte?

Creo que siempre “he apuntado maneras”, como se suele decir, pero siempre te meten en la cabeza lo de “estudia una carrera de verdad”, así que empecé Terapia ocupacional en la UMA. En realidad, yo nunca había hecho nada artístico fuera de mi casa y, de algún modo, necesitaba que alguien de fuera me dijera si yo valía para esto, es decir, si tenía cualidades o no. Así que decidí hacer las pruebas de acceso a la ESAD un poco para saber si podría hacer del arte algo más que un simple hobbie. Pasé las pruebas con bastante buena nota y aquí dentro en la ESAD he descubierto muchas cosas de mí en el plano artístico que no conocía.

¿Es la música para ti un hobbie o esperas poder dedicarte a ello como artista íntegramente en un futuro?

Pienso que el factor suerte juega un papel muy importante en esto. Para mí la música no es un hobbie, aunque no viva de ello. Para mí siempre va a ser una parte muy importante de mi vida y siempre lo digo: “Yo puedo tener muchos trabajos, pero sólo un oficio”. Así de intensa soy. Lo que quiero decir es que yo lo que considero que es lo que mejor hago y lo que tengo que hacer está relacionado con el arte. Yo estoy aquí por eso, aunque la situación que vivo no me permita dedicarme al 100% a ello. Yo podré ser cajera de supermercado y seguir siendo artista.

Siempre se te ha visto en las redes sociales muy implicada con toda clase de movimientos sociales como el feminismo, ¿qué influencia tienen en tu producción artística?

Pues menos de lo que la gente pueda pensar. Yo no me considero artista feminista. Soy artista por un lado y feminista por otro. No pienso que esté haciendo ningún tipo de activismo con mi música, pero tampoco puedo negar que, si yo como persona soy feminista o estoy en proceso de serlo, esto se va a ver reflejado en la música que yo haga, aunque sea de manera muy sutil. Sin embargo, nunca he pretendido hacer música feminista, aunque sí he actuado en lugares muy unidos a este movimiento para apoyarlos, como puede ser La Medusa.

El 18 de octubre sacaste en Spotify tu segundo tema “Carne pa’ un león”, el cual lanza un mensaje crítico y duro sobre el amor propio y la autoestima, ¿cómo y cuándo surgió la idea de este tema? 

Surgió como en dos veces. Lo primero que escribí fue la estrofa de en medio con otro estilo mucho más “rapeado”, pero se quedó ahí en la libreta muchos meses. Hasta que un día en la ducha me puse a inventarme frases, a probar melodías y surgió lo del principio y el estribillo. Entonces me acordé de lo que había escrito unos meses atrás y fui corriendo a grabarme en un audio para que no se me olvidara. Ya después terminé de darle forma, me grabé sólo la voz y luego fui a grabarla con ANADIE. Obviamente la canción surge en un punto bastante duro y difícil a nivel personal, después de una recaída bastante chunga, pero me salió de la manera más fluida, sincera y también sanadora que te puedas imaginar. Fue como sacar todo lo malo que tenía dentro y verlo con perspectiva.

La canción ya cuenta con más de 20.000 reproducciones en Spotify y más de 22.000 en YouTube. ¿Te esperabas esta respuesta por parte del público? 

Es una locura todo esto. Tanto mi productora (ANADIE) como yo esperábamos que tuviera bastante tirón y mejor acogida que mi canción anterior, pero no me esperaba a estos niveles. A veces me habla gente de Latinoamérica para felicitarme y aún me parece increíble. También ha contribuido mucho que una compañera de la ESAD, Raquel Ortigosa, grabara un TikTok usando la canción. De repente, la canción se viralizó en esa plataforma y mucha gente a raíz de eso me buscó y me siguió.

A la canción le siguió un vídeo musical lanzado el 30 de octubre que ya cuenta con cerca de 10.000 reproducciones. ¿Cómo ha sido la experiencia de grabar tu primer videoclip?

Pues muy bonita, pero muy dura también. Era la primera vez que hacía algo ante la cámara y no estoy nada acostumbrada a esas cosas. Estuvimos muchas horas grabando y estaré eternamente agradecida al equipo, que era gente que no me conocía de nada a excepción de la directora (@elenaforas), que me dedicaran tanto tiempo y esfuerzo. También me rodeé de mis amigxs y mi pareja, que son las manos que salen en el vídeo y la maquilladora. El estudio donde grabamos también es de una amiga, así que me sentí muy arropada y apoyada. Lo malo fue el hecho de escuchar la canción tantas veces y tener que interpretarla porque, aunque el tema esté más o menos superado, quieras que no acabas conectando con la emoción y es bastante duro.

Antes de “Carne pa’ un león”, lanzaste a principios de año tu primer tema oficial en Spotify, “Como los gatos”. ¿Has notado alguna evolución o diferencia entre ambos temas?

He notado cambio en muchos sentidos. ANADIE es una máquina y absolutamente todo lo que toca lo convierte en oro, pero hasta ella misma me dice que de una canción a otra ha aprendido muchas cosas a nivel de producción que se ven en la segunda y no en la primera. Hasta están grabadas con micros distintos. También son estilos de música diferentes y entiendo que en “Carne pa’ un león” ‘me luzco’ más a nivel vocal, y eso a la gente le gusta más que una canción donde lo que prima es más la letra que la voz, como es el caso de “Como los gatos”. Aunque personalmente creo que a nivel de letra no hay muchas diferencias en cuanto a la verdad y la calidad de ambas canciones.

Al igual que tu faceta como artista, también has sido siempre muy transparente y natural a la hora de mostrar tu faceta de “fan”. ¿Quiénes han sido y/o son tus principales referentes musicales?

Pues tengo unos gustos bastante variados. Quizá la persona que más tiempo me lleva gustando es Taylor Swift, de la que saco mucho su calidad como compositora. Y la segunda persona que más tiempo me lleva influyendo musicalmente es mi productora ANADIE, así que me considero una persona muy afortunada porque llevo escuchando su música y yendo a sus conciertos desde que éramos adolescentes.

He escuchado rap toda mi adolescencia, pero pasé unos años que no sabía nada del tema. Hasta que hace un par de años me topé con grupos como Ira y Tribade o artistas como Gata Cattana, a quien le guardo un lugar especial en mi corazón. Con esas personas volví a retomar este estilo de música y todo el mundo que gira alrededor de él. También me gustaría destacar a Elvirus, componente de Ira, pero que también hace música en solitario. Soy super fan de ella y en febrero tuve la suerte de poder compartir cartel en un ‘conciertillo’ con ella y con ANADIE.

En tus redes sociales se te ha visto cantando desde pop hasta rap. ¿En qué género musical te sientes más cómoda y/o enmarcarías tu música?

Pues mira esto también me supone un dilema, porque al igual que yo “consumo” música de todo tipo, también me gustaría crear música de todo tipo. Sin embargo, como creadora me decanto más por el estilo de música urbana, llámalo rap o llámalo como quieras. Pienso también que este estilo me da mucha más libertad a la hora de crear y de criticar que a lo mejor el pop, el cual veo un género mucho más ‘suave’. La música urbana me permite ser mucho más agresiva y visceral. Pero eso no me va a quitar a mí de hacer mis covers de musicales o de Taylor Swift – ríe.

Has cantado varias veces delante de un público. ¿Está entre tus planes realizar algún concierto cuando la situación del COVID mejore?

En total habré actuado unas 4 veces con mi música. Es complicado porque siempre que he cantado en público ha sido porque me invitaban a través de Riot Pibas, una colectiva de mujeres que hacen cultura de manera sorora y autogestionada) y ya no sigue funcionando. Pero sí que espero, aunque sea de manera más independiente, hacer algunas cosillas.

Continuando con el tema del COVID, ¿cómo crees que ha afectado la crisis sanitaria actual a la industria de la música y, sobre todo, al ámbito de los “artistas independientes”?

Yo no vivo de esto, por suerte o por desgracia, así que yo no me estoy viendo directamente afectada en cuanto a beneficios (porque no obtengo ninguno), pero sí que la mayoría de los artistas que conozco son gente que se curra lo suyo y se autogestionan y, si antes estaban desamparados, ahora más todavía.

Conociendo tus numerosas facetas, si tuvieras que elegir solo un campo del arte entre música, danza e interpretación, ¿con cuál te quedarías y por qué?

La música, porque es lo que más tiempo llevo haciendo, aunque sea de manera no profesional, y siento que puedo expresarme mucho mejor. La interpretación es algo que he conocido en la carrera y que aplico mucho a la música. Y la danza es algo que tengo bastante olvidado y me da mucha pena.

Por último, ¿cuáles son tus planes de futuro actualmente como “Anaelei”? 

Seguir creando música con ANADIE. Ya tenemos una canción medio grabada y muchas cositas en el tintero. Espero ir creándome un repertorio bastante amplio para cuando se pueda volver a cantar en público y dar conciertos.